info@exquisiterioja.com +34 608 57 53 10
III LOS VINOS Y SUS PRESTACIONES AFRODISÍACAS GENERADORAS DE ORGASMOS
29 de enero de 2017
0

Fotos by Alfredo Selas

Es conocido que una de las más ancestrales formas de estimulación de la libido (y por tanto utilizada desde la antigüedad como afrodisíaco) es la ingesta de vino. Ahora conocemos sus propiedades como relajante de mente y cuerpo; como reductor de la ansiedad; como agente que sirve para desinhibir o simplemente reducir posibles torpezas o timideces a la hora de la interacción social.

Los vinos por su naturaleza poseen la magia de facilitar, o mejor, de añadir ese punto de atracción sensual en todo tipo de encuentros entre personas. ¿Por qué? Además del componente alcohólico, los vinos de calidad –cuando se tiene la copa en la mano- resultan refinados y elegantes. O si no, examina el fuste y el cáliz de la copa con sus curvas, su fino tacto y distinguido porte. Huele los aromas embriagadores; toma un sorbo y experimenta los sabores, el tacto sedoso y su  textura en boca. Todo ello conduce a una mejor predisposición; y vuelve más incitantes y seductores los momentos que se están compartiendo.

En general saber beber y disfrutar el vino está comprobado eleva la testosterona, despertando así el interés, el deseo;  y mejorando, por tanto, la respuesta sexual si llega el caso. Es seguro que si tomar vino se hace con intención y siguiendo cierto ritual,  los resultados sorprenden.

Top 5 de clases de vinos con posibles efectos afrodisíacos:

En el quinto puesto pueden estar los vinos biodinámicos/naturales (declarados como tales o no) Es decir, esos vinos que son el fruto genuino de la expresión varietal, adaptada a un terreno y su ambiente geoclimático, junto a la sensibilidad de quien los elabora. Y de quien los toma.

El cuarto de la lista es el vino tinto (de cualquier estilo) que por su aroma predominante embriagador, por su armonía gustativa y por su tacto acariciante en boca… te conduce a momentos de éxtasis en cada trago.

El tercer lugar lo ocupan, sin dudar, los vinos espumosos elaborados por el método tradicional (cavas, champanes) que, por el encanto multiplicador de sus burbujas y su fina acidez, hacen de cada trago una invitación a la fiesta y al buen rollo.

En el nº 2,  por el poderío –embrujado y mistificador- de su dulzura, en perfecta armonía con la acidez y aromas subyugantes en vía retronasal, los tokajis y los vinos de hielo resultan la compañía deseada para esos momentos íntimos de intercambio emocional/físico entre personas apasionadas.

Y en el primer puesto,  por méritos adquiridos a través de la crianza biológica y oxidativa y la concentración que llegan a adquirir, los amontillados viejos –vinos eternos- ejercen como contrapunto afrodisíaco ante una relación sexual por sus poderosas prestaciones organolépticas. Vamos, que gracias a ellos se puede orgasmar igualmente.

Redondeando el tema –y por haber llegado al final de la tercera entrega de este artículo/tutorial- te doy el mejor regalo para tu vida (o sea, para tener grandes orgasmos y disfrutar plenamente de grandes vinos)  La clave para lograr el éxito en la cata, en la cama y en la vida misma es luchar contra los estragos causados por la restricción sensorial.

Para ello nada mejor que ejercitar el cerebro y el cuerpo; utilizar las manos;  generar psicomotricidad  (la expresividad motriz concurre en nuestras rutas neuronales en el instante en que una sensación se codifica como emoción); la estimulación constante; educar los sentidos; practicar la cultura de la atención; catar vinos con objetivos; generar emociones positivas: empatía, alegría, risa, curiosidad, esperanza. Estas últimas es claro que conllevan en sí mismas la proactividad, el deseo de explorar nuevas opciones, de abrirse a posibilidades creativas.

Justo lo que perseguimos con nuestras actividades en www.exquisiterioja.com